Saltar al contenido
tiposdegatos.com

Toxicidad de hongos en gatos

¿Qué son las Toxicosis Fúngicas?

La toxicosis fúngica es una enfermedad causada por toxinas creadas por hongos y mohos. La condición ocurre cuando hongos o esporas ingresan al cuerpo, generalmente por inhalación o ingestión, y crean micotoxinas, que dañan los sistemas internos. La condición también se llama micotoxicosis. La toxicosis fúngica es más común en climas más cálidos. El hongo que causa estas condiciones a menudo se encuentra en alimentos, granos o ropa de cama. Los gatos que experimentan toxicosis fúngica generalmente requerirán atención médica. Los síntomas pueden variar de moderados a severos y pueden ser fatales en algunos casos.

Síntomas de toxicosis fúngica en gatos

Los síntomas de la toxicosis fúngica pueden variar según el tipo de hongo y la forma en que ingresó al sistema del gato. En los casos en que se ingiere la toxina, los primeros síntomas son generalmente de naturaleza gastrointestinal. Si la toxina se inhala, los síntomas respiratorios son más comunes. En la mayoría de los casos, la exposición continua o la falta de tratamiento provoca un empeoramiento de los síntomas y puede provocar problemas neurológicos e incluso la muerte.

Los síntomas incluyen:

  • Falta de apetito
  • vómitos
  • Diarrea
  • Pérdida de peso
  • Deshidración
  • sangre en las heces
  • Distensión abdominal
  • Secreción nasal
  • Nariz sangrante
  • estornudos
  • Respiración dificultosa
  • Respiración rápida
  • Fiebre
  • Confusión o comportamiento anormal
  • Crecimiento lento
  • Debilidad
  • Letargo
  • Incoordinación
  • Temblores o convulsiones
  • Coma
  • toxicidad hepática
  • Muerte
  • Tipos

Varios tipos de hongos pueden causar toxicosis en los gatos, incluidos el moho y las setas. Algunas variedades conocidas por causar problemas a los gatos y otros animales de compañía incluyen:

  • moho Aspergillus
  • hongos fusarium
  • hongos penicillium
  • Amanita muscaria o hongo agárico de mosca
  • Amanita pantherina o hongo Panther Cap

Causas de la toxicosis fúngica en gatos

La causa principal de la toxicosis fúngica es la ingestión o inhalación de hongos o esporas que producen toxinas. La toxicosis fúngica es más común en climas más cálidos y áreas con mucha humedad. La causa más común de ingestión de hongos proviene de alimentos para mascotas, granos, maíz o nueces mohosos. También es posible que el gato ingiera hongos mientras está al aire libre. La ropa de cama como la paja, el algodón u otros materiales también pueden infectarse con hongos, lo que genera riesgos tanto por ingestión como por inhalación. Una vez que las micotoxinas del hongo o las esporas están en el sistema del gato, envenenan el cuerpo y provocan síntomas observables.

Diagnóstico de toxicosis fúngica en gatos

Su veterinario utilizará varios métodos de diagnóstico para determinar si la toxicosis fúngica es la causa de los síntomas de su gato. Muchas otras condiciones, incluidas las infecciones bacterianas, las infecciones virales y algunos tipos de cáncer, pueden causar síntomas similares en los gatos. Esté preparado para discutir el historial médico de su mascota, el entorno en el que vive, los síntomas y la línea de tiempo asociada con esos síntomas. Antes de visitar al veterinario, verifica si hay signos de moho o crecimiento de hongos en la comida, la ropa de cama y las áreas donde pasa mucho tiempo de tu gato. Traiga una muestra de cualquier cosa que sospeche que se haya mohoso y haya entrado en contacto con su mascota.

Se pueden usar tecnologías de imágenes como tomografías computarizadas o resonancias magnéticas para buscar cambios asociados con la infección por hongos. El personal veterinario también puede analizar la sangre, los tejidos, la orina, las heces y la mucosidad en busca de signos de hongos o anticuerpos que se producen comúnmente para combatir las infecciones por hongos. Si se sospecha toxicosis fúngica, se realizarán pruebas para identificar el tipo de hongo y determinar el alcance del daño en los sistemas corporales de su mascota. Se prestará especial atención al hígado, incluidas las imágenes de diagnóstico y posiblemente la biopsia, ya que las micotoxinas suelen afectar al hígado.

Tratamiento de la toxicosis fúngica en gatos

Los tratamientos de toxicosis fúngica varían según el tipo de hongo, cómo se introdujo en el sistema del gato y los síntomas observados. Los hongos que han infectado el sistema respiratorio y de los senos nasales por inhalación a menudo se tratan con antimicóticos tópicos, mientras que los hongos ingeridos requieren medicamentos orales. Dependiendo de la gravedad de los síntomas, su gato puede requerir hospitalización. Algunas opciones de tratamiento incluyen:

Medicamentos antimicóticos orales

La dosificación con un medicamento antimicótico oral es el tratamiento principal en la toxicosis fúngica. Esta categoría de medicamento ayuda a eliminar el hongo en el sistema del gato, aliviando los síntomas y ayudando a detener un daño mayor. Los tratamientos pueden durar varias semanas o meses. Es posible que se requiera un control del rendimiento renal, ya que los antifúngicos pueden aumentar el riesgo de daño renal.

Infusión sinusal antifúngica

Este tratamiento se usa con mayor frecuencia en los casos en que el hongo se ha introducido a través del sistema respiratorio. Este tratamiento es común con los mohos Aspergillus. Bajo anestesia, se inserta un tubo de respiración y se bloquean los senos paranasales. Luego, el personal veterinario inundará los conductos de los senos paranasales con una solución antimicótica tópica. El tratamiento tardará más de una hora en completarse y puede requerir múltiples aplicaciones.

Lavado y succión gástricos

A menudo denominado «bombeo del estómago», este tratamiento se utiliza para eliminar cualquier material tóxico ingerido después de una ingestión reciente. Este tratamiento se usa comúnmente si se han ingerido hongos tóxicos, pero también se puede usar en caso de que se sospeche que hay alimentos contaminados. El mayor riesgo es el malestar gastrointestinal.

Líquidos intravenosos (IV)

La fluidoterapia se puede utilizar para prevenir la deshidratación, proporcionar nutrientes esenciales y administrar medicamentos. Se utilizarán líquidos intravenosos en los casos en que se hayan producido vómitos, diarrea o falta de apetito. Esta práctica conlleva un bajo riesgo de efectos secundarios.

Tratamientos sintomáticos

Se pueden recetar otros tratamientos o medicamentos para tratar los diversos síntomas asociados con la toxicosis fúngica. Los tratamientos para las convulsiones, el dolor o la fiebre son comunes. Su veterinario también puede recomendar cambios en la dieta.

¿Preocupado por el costo del tratamiento de la toxicosis fúngica?

El seguro para mascotas cubre el costo de muchas condiciones comunes de salud de las mascotas. Prepárese para lo inesperado obteniendo una cotización de los principales proveedores de seguros para mascotas.

Recuperación de la Toxicosis Fúngica en Gatos

Si la toxicosis fúngica se trata con prontitud y se evita una mayor exposición, el pronóstico de recuperación suele ser bueno. En casos severos o aquellos con exposición a largo plazo, pueden ocurrir daños internos permanentes. Para evitar una mayor exposición, retire y deseche los alimentos y ropa de cama mohosos. Limpie a fondo el área donde vive el gato para asegurarse de que se hayan eliminado todas las posibles fuentes de hongos o moho. En caso de que su mascota comiera hongos que se encuentran al aire libre, asegúrese de deshacerse de cualquier hongo que observe en las áreas que frecuenta su gato y haga que un veterinario lo revise de inmediato. Asegúrese de seguir todas las instrucciones de su veterinario, incluida la dosificación continua de medicamentos. Si se recomendaron cambios en la dieta, asegúrese de que su gato reciba la nutrición adecuada que necesita para recuperarse.