Saltar al contenido
tiposdegatos.com

¿Los gatos contraen conmociones cerebrales?

Una conmoción cerebral es una forma de lesión cerebral. Puede resultar menor o puede ser una lesión cerebral traumática grave. Con los primeros, los gatos son maestros del engaño. Debido a que los gatos pueden ocultar fácilmente los síntomas, es una buena idea que los revisen después de cualquier lesión en la cabeza, incluso si parece leve.

Los gatos que sufren una conmoción cerebral leve probablemente sanarán y volverán a la normalidad. Aquellos con una conmoción cerebral severa o un trauma cerebral pueden experimentar repercusiones duraderas, especialmente si no reciben atención veterinaria inmediata.

¿Pueden los gatos tener conmociones cerebrales? Síntomas, causas y tratamiento

Las conmociones cerebrales son algo de lo que escuchamos mucho en relación con los humanos. Los accidentes automovilísticos, las lesiones deportivas, las caídas y las cosas que caen sobre nuestras cabezas pueden provocar conmociones cerebrales peligrosas.

Los gatos también pueden sufrir conmociones cerebrales, aunque no es algo de lo que estemos tan atentos.

La causa más común de conmoción cerebral en los gatos es un traumatismo en la cabeza. Esto puede ser el resultado de muchas situaciones, pero las más comunes son:

  • Caer desde algo alto, como un árbol, una repisa, una ventana abierta o un estante alto.
  • Ser atropellado por un automóvil, también conocido como HBC por los veterinarios.
  • Intentar trepar por algo pesado e inestable que posteriormente cae sobre el gatito.
  • Ser sacudido por un perro o una persona malintencionada.
  • La gran mayoría de las fuentes de traumatismo craneoencefálico y conmoción cerebral en gatos ocurren al aire libre. Mantener a los gatos adentro reduce drásticamente el riesgo de que alguna vez sufran una conmoción cerebral

Causas de las conmociones cerebrales felinas

La causa más común de conmoción cerebral en los gatos es un traumatismo en la cabeza. Esto puede ser el resultado de muchas situaciones, pero las más comunes son:

  • Ataxia
  • Hinchazón de la cabeza o la cara
  • desorientación
  • No responder a los estímulos normales, como insultos y sonidos.
  • babeando
  • vómitos
  • Sangrado por la nariz o la boca
  • Sangrado de los oídos
  • Abrasiones en la cara o la cabeza
  • Pupilas de diferentes tamaños
  • Movimientos oculares extraños o nistagmo
  • Inclinación de cabeza
  • convulsiones
  • Pérdida de consciencia

La gran mayoría de las fuentes de traumatismo craneoencefálico y conmoción cerebral en gatos ocurren al aire libre. Mantener a los gatos dentro reduce drásticamente el riesgo de que sufran una conmoción cerebral.

Signos de conmoción cerebral en gatos

Signos de traumatismo craneal y conmoción cerebral en gatos pueden ser difíciles de notar para un laico. Un veterinario hará un examen físico y neurológico minucioso cada vez que un gato haya estado involucrado en un incidente traumático. El médico puede ver evidencia de una conmoción cerebral mirando a los ojos del gato y notando movimientos anormales llamados nistagmo, pupilas de diferente tamaño, o respuesta anormal de las pupilas a la luz y la oscuridad. Un veterinario también puede ver sangrado en las retinas de un gato que puede indicar traumatismo.

otros signos de conmoción cerebral en gatos pueden incluir letargo, tambaleante, vómitos, convulsiones o inconsciencia.

Consecuencias a largo plazo de la conmoción cerebral en gatos

Cuando un gato tiene una lesión en la cabeza, puede sufrir de daño primario al cerebro que produce signos inmediatos y puede no ser reversible. Sin embargo, una lesión secundaria también puede ocurrir en el cerebro, generalmente el resultado de hinchazón o sangrado. Esto sucede más tarde, generalmente minutos a horas después del trauma inicial, y produce nuevos signos como parálisis, cambios en el comportamiento e incluso coma y muerte. Es por eso que es fundamental buscar evaluación y tratamiento para su gato si usted ha visto o sospechado una lesión en la cabeza, incluso si los síntomas de su gato no parecen ser demasiado graves. Cuanto más espere, más daño secundario se puede hacer al tejido cerebral.

Tratamiento de la conmoción felina

Algunos casos de traumatismo craneoencefálico en gatos se pueden tratar con un simple monitoreo y manejo del dolor. Otras veces, el gatito podría requerir una exploración cerebral para determinar la extensión completa del problema. Algunos gatos necesitan una hospitalización extensa para el tratamiento con líquidos intravenosos, medicamentos antiinflamatorios, analgésicos y medicamentos específicos para problemas neurológicos.

A menudo, los gatos que han sufrido traumatismo craneoencefálico también tienen otras lesiones que deben abordarse simultáneamente, por lo que un examen físico general junto con otras pruebas como radiografías, análisis de sangre, y posiblemente resonancia magnética o tomografía computarizada podría ser necesario para determinar los tratamientos necesarios.

Lo mejor que puede hacer para ayudar a su gato si está preocupado por una conmoción cerebral es llegar al veterinario lo antes posible. Si el veterinario sospecha hinchazón cerebral, el tratamiento rápido con medicamentos como el manitol, que ayuda a reducir esa hinchazón, puede significar la diferencia entre la vida y la muerte.

A veces, es posible que ni siquiera sea consciente de que su gato ha sido herido, especialmente si el trauma ocurrió afuera. Es importante observar a su gato de cerca en todo momento para aprender los comportamientos que son normales para él para que pueda elegir rápidamente cualquier comportamiento anormal que pueda indicar lesión. Los signos de conmoción cerebral en los gatos pueden ser vagos y sutiles, pero otras lesiones simultáneas pueden producir signos más reconocibles para hacerle saber que se requiere una visita veterinaria de inmediato.