Saltar al contenido
tiposdegatos.com

¿Le puedo dar YOGUR a mi GATO? 🥣🐈 ¡Descúbrelo!

El yogur y los gatos, a veces, parecen llevarse muy bien. Muchos felinos se lanzan a terminar el poco que dejamos en el recipiente o muestran interés si se lo acercamos. Pero, ¿pueden los gatos comer yogur? Te lo explicaremos.

¿Puedo dar yogur a mi gato? Como sabes, el yogur es un producto derivado de la leche, aunque proviene de animales, normalmente de leche de vaca. No es un tejido animal ni carne, por lo tanto, no proporcionará a tu gato los nutrientes esenciales que obtiene de la carne. En este video, te explicamos cuáles son las necesidades nutricionales de los gatos. Además, aunque en menor medida que la leche, el yogur y el queso también contienen lactosa, un tipo de azúcar que muchos gatos no pueden digerir.

Los gatitos solo toman leche durante los primeros 2-3 meses de vida, momento en el que sus organismos sintetizan la lactasa. Sin embargo, una vez termina el destete, casi todos los gatos dejan de producir lactasa y, por lo tanto, pueden experimentar incómodas y difíciles digestiones de los lácteos, especialmente de la leche. Esto puede provocar flatulencias, molestias abdominales, hinchazón e incluso vómitos y diarrea. Esto se debe a que los gatos adultos no necesitan ni leche ni productos lácteos para su correcta nutrición. No obstante, en ocasiones, se les puede dar un poco de yogur. Descubre si los gatos pueden tomar leche en el video que te dejamos en la tarjeta.

Si optamos por dar yogur a nuestros gatos, este debe ser natural, sin sabores ni aromas artificiales, y, por supuesto, sin azúcar, edulcorantes ni mucha grasa. Los yogures naturales son los menos dañinos para ellos y contienen bacterias beneficiosas para su tracto digestivo, también conocidas como probióticos. Estos ayudan a transformar la lactosa en ácido láctico, contribuyendo a una mejor digestión.

El yogurt, además, aporta nutrientes como el calcio, esencial para el metabolismo óseo, y facilita el tránsito y la digestión, favoreciendo la eliminación del pelo que se pueda acumular en el aparato digestivo. Esto es especialmente positivo, ya que estas bolas de pelo pueden causar obstrucciones y graves problemas de salud. También contiene magnesio, vitaminas B, A y D, así como fósforo y hierro. Por último, el yogur puede aliviar trastornos digestivos que causan vómitos y diarrea.

Entonces, ¿cómo darle yogur a un gato? La mejor manera es ofrecérselo directamente con una cuchara como un premio o snack. También se puede colocar en un recipiente hondo o en el propio envase del yogur, aunque esto último es menos recomendable. En cualquier caso, hay que evitar que el gato se lastime con los bordes o que le entre yogur en los ojos.

Por último, recuerda que el yogur nunca debe ser el alimento principal de tu gato, ni siquiera se debe dar varias veces a la semana. Solo se puede ofrecer una o dos veces a la semana como máximo. Si quieres seguir aprendiendo sobre la alimentación de los gatos, no te pierdas la lista de reproducción que te dejamos aquí al lado.

Cuéntanos, ¿tu gato te pide un poco de yogur cuando lo tomas?