Saltar al contenido
tiposdegatos.com

8 curiosidades de los GATOS CALICÓ

Un gato calicó es aquel que presenta tres colores en su pelaje: blanco, negro y naranja. Pero, ¿sabías que los gatos con estas características poseen una serie de singularidades únicas? A continuación, te presentaré ocho datos fascinantes sobre los gatos calicó que seguramente te sorprenderán.

A pesar de lo que puedas pensar, el calicó no constituye una raza de gatos per se. Cuando llamamos a un gato «calicó», simplemente estamos haciendo referencia a su pelaje de tres colores, pero este felino puede pertenecer a diversas razas, como el persa, el americano de pelo corto, el maine coon o el cornish rex, entre otras. No se debe considerar al calicó como una raza en sí misma. Aunque existen excepciones, los gatos calicó son casi siempre hembras. Esto se debe a que el gen responsable de su coloración está ligado a un cromosoma sexual.

En la práctica, esta combinación de colores solo se presenta en las gatas, pero debido a una rara anomalía genética conocida como síndrome de Klinefelter, uno de cada 3,000 gatos calicó puede ser macho. Por lo tanto, sí es posible encontrar un gato calicó macho, aunque es extremadamente improbable.

El síndrome de Klinefelter, también conocido como síndrome XX, conlleva a que los gatos machos sean en su mayoría estériles, aunque hay excepciones. Así que, si tienes la suerte de cuidar a un gato calicó macho y fértil, estás frente a un ejemplar verdaderamente único, ya que las posibilidades de que reúna estas dos características son extremadamente bajas.

Es común confundir a los gatos calicó con los gatos carey. La diferencia principal radica en la presencia de blanco en el pelaje, que es mucho más predominante en los calicós. Los gatos carey no tienen un patrón blanco o, si lo tienen, representa una parte muy pequeña de su pelaje. Los gatos carey pueden tener otros colores, como el amarillo, el gris o el marrón. Existe la creencia de que los gatos calicó poseen una personalidad particular, pero esto no es cierto.

Cada gato calicó tendrá una personalidad única y diferente, la cual estará más relacionada con la raza a la que pertenece que con el color de su pelaje. Se cree que los gatos calicó atraen la buena suerte en algunos lugares. Por ejemplo, en Japón, solían acompañar a los pescadores para protegerlos de las tormentas y los espíritus malignos. El famoso amuleto japonés llamado «maneki-neko» puede tener diversas apariencias, y se cree que aporta mayor suerte cuando representa a un gato calicó.

Además, en Estados Unidos, a veces se les llama «gatos del dinero» porque se cree que traen fortuna a sus dueños. Debido a su peculiaridad genética, los gatos calicó no pueden ser creados intencionadamente. Esto significa que si dos gatos calicó se aparean, no darán lugar a una camada de gatitos calicó. Si decides adoptar un gatito con este pelaje, debes saber que estás cuidando de un felino único cuyos colores se deben a una combinación genética especial.

Es imposible que dos gatos tengan las mismas marcas en el pelaje debido a esta combinación genética, por lo que cada gato calicó es único en su apariencia. Como puedes ver, hay muchas curiosidades interesantes sobre los gatos calicó que quizás desconocías. Estos felinos son únicos a su manera y merecen ser apreciados tanto por su belleza como por su singular personalidad.